7.6.11

Una síntesis parcial del pensamiento de Menger

*
Conocido es que existen tres fundadores de la Teoría Marginalista en Economía Política: Carl Menger, W. S. Jevons y Leon Walras.

Algunos consideran a Carl Menger como el fundador más original. Si pudieramos resumir, inspirados en la lectura de su obra Principios de Economía Política y en un trabajo que también resume estos planteamientos y que citamos al final, diríamos:

La Economía es la Ciencia de la Necesidad Humana. Es la ciencia de la transformación de las cosas en bienes y en bienes económicos. No toda cosa es un bien. Para que sea bien es necesaria la magia de la necesidad humana. Todo cosa se transforma en bien al tener utilidad por la vía de la necesidad humana. Toda utilidad implica necesidad, pero no toda utilidad implica economía. No todos los bienes son bienes económicos. Los bienes económicos lo son porque son escasos. Por ser escasos los economizamos. Para utilizar los bienes nos apropiamos de ellos, y para economizarlos también; la propiedad es un proceso connatural a la economización de los bienes.

Véase la obra de Carl Menger en:


Véase tambien, un buen resumen en:

*

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, estoy buscando material que profundice sobre la crítica de Othmar Spann a las leyes de Gossen, en las que se basa la utilidad marginal... especialmente la cuestión de que no necesariamente la utilidad tenga que ser decreciente a medida que se consiguen más unidades de un bien.
Espero que me puedas dar una mano, saludos y muchas gracias por todo el esfuerzo.
Ezequiel.

pms dijo...

Para que "una cosa sea un bien" no es la "magia de la necesidad" la que hace esto posible si no la intervención del trabajo humano. Si las mercancías o "bienes económicos" tienen valor es porque son el producto del trabajo social (hecho de manera privada e independiente) y no por su abstracta "escasez", como si fuera algo natural e intrínseco en los bienes. Por otra parte, la "necesidad humana" en el modo de producción capitalista es siempre la necesidad solvente (es decir, con capacidad de compra) y no la "necesidad humana" en abstracto.