23.3.14

Una característica del Mercantilismo

*
Nota
Sobre una característica fundamental del Mercantilismo

Probablemente la principal contribución de teoría y la práctica del mercantilismo sería la disipación de las dudas antiguas y medioevales sobre el papel del dinero en forma de metales preciosos. Ya no más creencias aristotélicas o tomísticas de si el comercio desnaturalizaba la economía o si era agradable o no a los ojos de Dios. Con los mercantilistas el comercio es completamente legítimo y no solamente eso sino también es legítimo que el acto de comercio resulte beneficioso para el comerciante y perjudicial para el cliente.

Para los mercantilistas el dinero en forma de metales preciosos había pasado de ser medio de cambio a ser la finalidad del intercambio de mercancías. El valor, la riqueza no estaba en los productos, en las mercancías, sino en el dinero, en los metales preciosos. Acumularlos era una política económica necesaria. En un reino se trataría de que entraran metales preciosos y se impediría en todo lo posible, que salieran.

La producción era vista como un instrumento de acumulación de metales preciosos. Su protección era necesaria como un medio de capturar metales preciosos y la imposición de aranceles altos a los productos importados un mecanismo para evitar la salida de metales preciosos.

Los metales preciosos no se fabrican a voluntad, como en general, cualquier otro producto de la naturaleza "raro", como el petróleo o los diamantes. Su valor o el que expresan crece con el tiempo. Acumularlos, pues, para los mercantilistas significaba la posesión de riqueza en el presente y en el futuro.

Desde Aristóteles hasta los mercantilistas habían transcurrido casi 20 siglos. La tecnología, la producción y consecuentemente el comercio se habían desarrollado hasta romper las barreras teóricas del mundo antiguo y medioeval.
*