7.5.09

Puntos de teoría marxista de la crisis económica

*
I. Causas de la Crisis Económica.

La explicación más sólida de las causas de la crisis actual, la debemos a Carlos Marx. El explicó las crisis capitalistas de manera coherente, estructurada, fijando los problemas en el funcionamiento interno, propio y regular, sujeto a leyes de funcionamiento del sistema capitalista y no en causas externas y subjetivas.

De manera que los orígenes de la crisis no se encuentra en las variaciones de las radiaciones solares (Jevons), en el subconsumo (Keynes), en los ciclos de las innovaciones (Schumpeter) o en el exceso o escasez de dinero (Friedman).



Para Marx la crisis capitalista tiene su origen en el modo de producción, valga la redundancia, capitalista.

El modo de producción capitalista se basa en la extracción de plusvalía relativa lo que implica el desarrollo de la composición técnica y orgánica del capital, creciendo más aceleradamente en términos absolutos y relativos el capital constante con relación al capital variable.

La economía capitalista se desenvuelve en un proceso de reproducción ampliada en donde la dinámica del sector productor de medios de producción, de capital constante, es más acelerada que la producción de bienes de consumo. Por ello existe una tendencia innata a la crisis de sobreproducción, que se agudiza porque la mejora tecnológica implica, en el capitalismo, desempleo de fuerza de trabajo.

El capitalismo funciona con varias paradojas, entre ellas, aumenta la oferta restringiendo la demanda, crea riqueza creando pobreza.

II. Lógica básica de la crisis económica según Marx. Una puntualización.

1. La dinámica interna del capitalismo conduce a la crisis. El propósito del sistema es la obtención de plusvalía, un valor adicional a lo invertido en el proceso productivo, que se transforma en ganancia.

La plusvalìa la genera el trabajador en el proceso y la jornada de trabajo, generando al mismo tiempo el equivalente a su salario (capital variable, v) y creando el valor adicional o plusvalía (p).

Esquemáticamente se plantea que de una jornada de 8 horas de trabajo, se trabajan 4 horas para crear el equivalente al salario se destinaran 4 horas para crear la plusvalía, por lo que la tasa de plusvalía (p/v) será del 100%.

2. En el capitalismo se obtiene una mayor plusvalía básicamente por medio de la intensificación y elevación de la productividad del trabajo en la misma jornada de trabajo. A esto se llama obtención de plusvalía relativa.

3. Es consustancial al capitalismo el desarrollo de la tecnología, la modernización de la maquinaria, mejoramiento de materias primas, producción en masa, con la finalidad de obtener más ganancias. Al capital invertido en maquinarias y materias primas, Marx le denomina capital constante (c) de manera que la relación con el equivalente del salario (v) es una relación básica de la reproducción del capital y consecuentemente de la ganancia. A esta relación se le denomina composición orgánica del capital (c/v).

4. En el capitalismo la extracción de plusvalía implica un desarrollo intenso, sistemático y extendido de la tecnología, la producción de maquinarias y materias primas y auxiliares y de fuerzas motrices como el vapor y la electricidad. El capital constante crece más rápidamente que el variable. La dinámica de la producción de medios de producción supera a las demás dinámicas de producción.

5. Las implicaciones del crecimiento más rápido del capital constante son determinantes. Al introducir mejoras en la tecnología se genera desempleo, se desplaza mano de obra, a la par que se eleva la productividad. Se siembra de esta manera la semilla de la desigualdad entre la oferta y la demanda, se produce más al mismo tiempo que se disminuye la capacidad de consumo de lo producido. La oferta supera a la demanda.

6. En la sociedad en su conjunto la producción de medios de producción, denominada, sector I, crece superando a todos los demás sectores agrupados en el denominado sector II, producción de bienes de consumo.

7. Por esta razón en el capitalismo siempre se presentan crisis de sobreproducción, que en la circulación se presentan como crisis de realización, de imposibilidad de vender los productos. La oferta supera a la demanda.


III. Carácter cíclico de la crisis económica.

De acuerdo a la teoría de Marx, la crisis tiene un carácter cíclico. Se presenta con regularidad cada cierto período de tiempo. Al parecer, Engels, su compañero en la creación teórica, logró puntualizar que la periodicidad de las crisis era cada 10 años.

Las crisis se resuelven con una mayor concentración y centralización del capital, en donde los capitalistas fuertes absorven a los débiles, generando condiciones para una nueva crisis de mayores proporciones.

En la sociedad capitalista la producción se socializa y la apropiación se privatiza crecientemente. La sociedad se polariza cada vez más entre asalariados y capitalistas. Los medios de producción se concentran y centralizan en cada vez menos empresas poderosas.

El proceso de recuperación de la crisis implica una mayor concentración y centralización de la riqueza y una destrucción de la riqueza sobre producida y de la fuerza de trabajo sobrante.

En las crisis económicas se abren posibilidades de Cambio Social y de Revolución Social.


IV. Para explicar el término "crisis financiera". Del trueque al capital financiero.

El esquema de Marx señala la separación del proceso real de intercambio mercantil del proceso de desarrollo del dinero como medio del intercambio mercantil a finalidad del mismo. El proceso culmina con la separación completa del dinero como capital financiero, que crea la ilusión real, valga la paradoja, del dinero que crea dinero.

El capital financiero se convierte en rector del proceso de producción capitalista, su punto de partida y su punto de llegada.

Debido a esta situación existe la percepción de que las crisis tienen un carácter monetario o financiero y se identifican causas y efectos, problemas y soluciones en la esfera financiera, cuando todo se origina no solamente en la producción real de bienes y servicios, sino en las relaciones sociales reales de producción. Lo financiero es una manifestación aparente de la realidad, no la realidad social productiva en esencia.


*

3 comentarios:

NOALMARXISMO dijo...

Marx, Engels y otros racistas formidables
Por Walter Williams
Karl Marx es el héroe de algunos líderes de sindicatos y organizaciones de derechos civiles, incluidos aquellos que organizaron las recientes protestas en EEUU contra el proyecto de ley sobre inmigración. Es fácil ser marxista si no se han leído sus escritos.

La mayoría de la gente reconoce que las predicciones de Marx sobre el capitalismo resultaron un fiasco. Lo que la mayoría no sabe es que Marx era un racista y un antisemita de tomo y lomo.

Marx escribió, acerca de la anexión de California por parte de EEUU luego de la guerra que enfrentó a este país con México: "Sin violencia jamás se ha conseguido algo en la historia". Y a continuación se preguntaba: "¿Es una desgracia que la espléndida California fuera arrebatada a los vagos mexicanos, que no sabían qué hacer con ella?". Por su parte, el coautor del Manifiesto comunista, Friedrich Engels, añadía: "Hemos sido testigos de la conquista de México, y nos hemos alegrado. Es en interés del propio México que quede bajo la tutela de Estados Unidos". Puede uno encontrarse con gran parte de las ideas de Marx en un libro escrito por el ex comunista Nathaniel Weyl y titulado Karl Marx, Racist (1979).

En una carta que dirigió en de julio de 1862 a Engels, Marx se refería a su rival político Ferdinand Lassalle, asimismo socialista, en los siguientes términos: "Para mí está completamente claro ahora, como lo prueban la forma de su cráneo y su pelo, que desciende de los negros de Egipto, suponiendo que su madre o su abuela no se mezclaran con la negrada. Esta unión de judaísmo y germanismo sobre una base negra tiene que producir un producto peculiar. La protuberancia del colega es, asimismo, la propia de la negrada".

Engels compartía gran parte de la filosofía racial de Marx. En 1887 el yerno de Marx, Paul Lafargue, se postuló para concejal en un distrito parisino que contaba con un zoo. Engels sostenía que Paul tenía "un octavo o un doceavo de sangre de negrazo". En una carta fechada en abril de 1887 y dirigida a la esposa de Paul, Engels escribía: "Al estar, en su calidad de negro, un paso más cerca del reino animal que el resto de nosotros, sin duda es el representante más adecuado para ese distrito".

Anónimo dijo...

Me cuesta trabajo comprender como podría ser antisemita cuando el mismo era judío. ¿Es eso posible?
Es muy fácil juzgar a un hombre del siglo XIX desde la prespectiva y con los valores actuales. Estos puntos de vista racistas eran la norma y la eugenesia era considerada una ciencia respetable y fue apoyada por gente como Graham Bell y Winston Churchill. Marx solo fue un hombre de su tiempo.

Anónimo dijo...

No se trata de si Marx era o no racista, sino del hecho concreto de que ha sido el unico que ha logrado explicar de forma coherente el comportamiento del sistema capitalista basado en un proceso historico, eso no se puede negar,si era racista o no, solo el lo supo, no dejes que tu idealismo nuble tu razonamiento.